Riesgo durante el embarazo o lactancia natural

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo , para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, publicada en el BOE n.º 71, de 23 de marzo del corriente, ha ampliado el campo de actuación de las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

Dicha norma ha trasladado a la mutua la gestión y pago de la prestación económica por riesgo durante el embarazo de las trabajadoras protegidas de nuestras empresas mutualistas. A la vez, ha añadido un nuevo capítulo al Título II de la Ley General de la Seguridad Social, dedicado a la prestación económica de riesgo durante la lactancia natural, estableciéndose, igualmente, su gestión y pago por la mutua en similares términos. Ambas prestaciones se consideran derivadas de contingencias profesionales.

guia

Descargar guía informativa

¿Qué es la prestación por riesgo durante el embarazo y la lactancia natural?

La prestación por riesgo durante el embarazo y lactancia natural es una prestación económica prevista para los supuestos en que una trabajadora embarazada deba cambiar de puesto de trabajo o actividad porque su puesto represente un riesgo para su salud o la del feto y, no siendo este cambio técnica u objetivamente posible o no pudiéndose razonablemente exigir por motivos justificados, deba ser declarada en situación de suspensión de contrato.

Para poder iniciar el trámite de solicitud de esta prestación la trabajadora debe estar de alta en la empresa y trabajando.

El embarazo ha de tener un curso normal. Si la embarazada tiene problemas de salud relacionados con la evolución de su embarazo, se trata de problemas de riesgo clínico que deben ser tratados y cubiertos por las contingencias comunes (estaríamos ante un caso de incapacidad temporal por contingencias comunes).

Obligaciones preventivas de las empresas

Los derechos y obligaciones recogidos en el artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, BOE n.º 269 10/11/1995, sobre la protección de la maternidad determinan:

1.º Evaluar el puesto de trabajo.
2.º Si el puesto presenta algún riesgo específico para el embarazo o lactancia, deberá procederse a su adaptación, excluyendo o minimizando el riesgo.
3.º Si esta adaptación técnicamente no es posible, deberá trasladarse a la trabajadora a otro puesto compatible (movilidad funcional). Esta medida permite aplicar con respecto a las cuotas devengadas, una reducción del 50 por ciento de la aportación empresarial en la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes a cargo del presupuesto de la Seguridad Social. Esta reducción se aplicará durante el período de permanencia en el nuevo puesto de trabajo o función.
4.º Si no hay posibilidades de traslado, la trabajadora solicitará la prestación por riesgo durante el embarazo y/o lactancia.

Instrucciones

Instrucciones para cumplimentar la solicitud y documentación a presentar

Cuantía y duración de la prestación

La prestación económica será del 100% de la base reguladora por contingencias profesionales, abonada directamente por Unión de Mutuas por periodos vencidos, descontando el IRPF correspondiente y la cuota obrera de Seguridad Social, de acuerdo con lo establecido para los diferentes regímenes especiales de la Seguridad Social.

El pago de la prestación se efectuará desde el momento en que la mutua responsable de las contingencias profesionales de la empresa haya reconocido la existencia del riesgo. El mero acuerdo de la situación de riesgo entre empresa y trabajadora no será suficiente para la suspensión del contrato de trabajo, siendo necesaria la justificación del riesgo existente por la persona competente que corresponda.

La prestación por riesgo durante el embarazo se prolongará hasta el día antes del alumbramiento en caso de que el embarazo llegue a término. A partir de la fecha de parto, la trabajadora pasa a disfrutar de la prestación por maternidad que cubre la Seguridad Social.

En el caso de la prestación por riesgo durante la lactancia, una vez certificada la existencia del riesgo por la mutua, se iniciaría la prestación al día siguiente de cesar la baja maternal hasta que el recién nacido deje de recibir lactancia materna o haya cumplido 9 meses.

Existen otras causas de extinción de la prestación como son:

  • La reincorporación a un puesto de trabajo compatible.
  • Interrupción del embarazo antes del periodo previsto.
  • Extinción del contrato de trabajo.
  • Fallecimiento.