Noticias

26/02/2020

La salud y seguridad de las personas en el centro de la industria 4.0

Unión de Mutuas analiza en la Feria SICUR el impacto de la cuarta revolución industrial sobre la organización de las empresas y la salud de los trabajadores. Los nuevos equipos y tecnologías permiten trabajos más seguros, menos penosos físicamente, identifican riesgos y predicen sucesos indeseados.

“La industria 4.0 debe de poner el foco en las personas, debe de ser inclusiva y asegurar que las personas puedan adaptarse a los nuevos puestos de trabajo derivados de la revolución digital”, según ha señalado el Técnico de Prevención de Unión de Mutuas, Javier Murcia, en el Salón Internacional de la Seguridad SICUR 2020 en Madrid, durante su intervención en la jornada organizada por AMAT en la que se han abordado las actividades que en materia de prevención llevan a cabo las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

Dentro de la temática La industria 4.0: nuevos riesgos laborales y tecnologías habilitadoras”, el técnico de prevención de Unión de Mutuas ha abordado el impacto, los desafíos y las oportunidades que las tecnologías de la información y la digitalización ya están teniendo sobre la organización productiva, las condiciones de trabajo, las relaciones laborales y la seguridad y la salud de las personas.

Murcia ha destacado que las nuevas tecnologías son una realidad imparable que ya han comenzado a cambiar el dónde, el cómo y el quién trabajará. En sí mismas no implican efectos positivos o negativos”, sino que es la forma en la que se utilizan la que determina unos resultados beneficiosos o perjudiciales, por lo que “hay que trabajar con ellas y no contra ellas”.

En este sentido ha señalado que la nueva tecnología digital, como el Internet de las cosas, la fabricación aditiva, la robótica colaborativa, la realidad virtual, los exoesqueletos o la realidad aumentada, deben de integrarse en la gestión de las empresas favoreciendo el bienestar y el desarrollo de las personas”.

En su exposición Javier Murcia ha abogado porque la implantación de las nuevas tecnologías en las empresas debe comportar necesariamentela evaluación de riesgos tanto organizacionales y psicosociales, como los de seguridad, higiene y ergonomía que pueden causar lesiones, accidentes o enfermedades asociados a cada tecnología específica, y así las empresas puedan eliminarlos, reducirlos y prevenirlos”.

Asimismo hecho referencia a las ventajas competitivas que trae consigo la industria 4.0 en cuanto a eficiencia productiva pero también en cuanto a la gestión de la prevención de los riesgos laborales, ya que las nuevas tecnologías hacen posible la disminución de tareas repetitivas, tareas peligrosas ó la disminución de exposición a ambientes contaminantes, entre otros.

Según el representante de Unión de Mutuas “los nuevos equipos y tecnologías permiten trabajos más seguros, menos insalubres y menos penosos físicamente, ya que están diseñados con altos estándares de seguridad, se encargan de los trabajos más pesados y ocupan los ambientes más peligrosos. También se anticipan e identifican riesgos, gestionan alertas y, gracias al big data, identifican patrones y predicen sucesos indeseados”.

Para el técnico de prevención de la mutua la tecnología se debe poner al servicio de las personas y su integración en las empresas debe de contemplar procesos controlados de gestión del cambio en el que las personas sean partícipes y beneficiarias de las mejoras”.

Javier Murcia ha basado su exposición en el proyecto R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0, un estudio pionero elaborado por las Federaciones Empresariales del metal, FEMEVAL y Valmetal, el Instituto Tecnológico AIDIMME, Unión de Mutuas y Unimat Prevención. #prl40 es una iniciativa en el que las empresas pueden encontrar respuestas y estrategias para gestionar de la mejor manera posible los cambios que trae consigo la cuarta revolución industrial.   Más información en http://www.prlcuatropuntocero.es/